Impacto sobre la pesca y la acuicultura, 2 de enero del 2017

INFORMACIÓN DE LOS EVENTOS METEOROLÓGICOS EN LA REGIÓN Y SU RELACIÓN CON LA PESCA Y LA ACUICULTURA

Período del 26 de diciembre /2016 al 02 de enero/2017

Por las festividades de navidad y fin de año, la pesca no ha estado muy activa1. La producción ha sido baja. En algunos sitios como Playas Negras (El Salvador)2, se ha capturado langosta del pacífico en rangos de 15-30 lb/embarcación/viaje y también se observan cardúmenes de “cianero”, que no es capturado por los pescadores, debido a los bajos precios de mercado.

En el Caribe de Honduras (Puerto Cortés3, La Ceiba4), los pescadores se han dedicado a otras actividades y no han pescado con normalidad. En este período el pescado pierde valor porque en casi toda la región el consumo y precio baja (en primera venta), no son muy rentables las operaciones de pesca.

En el Puerto Almirante5 (Bocas del Toro, Panamá) se ha tenido un período muy lluvioso, incluso este 2 de enero se ha incrementado la lluvia. Las altas precipitaciones no permiten que los pescadores se alejen de la costa para desarrollar sus labores. En Puerto Almirante, durante las festividades de Navidad y Año Nuevo las personas siempre tienen en su mesa pescado. Este año 2016 la tradición se mantuvo, aunque con pescados más pequeños que años anteriores.

El Niño/La Niña/Período Neutro:

De acuerdo al Foro del Clima de América Central (FCAC) celebrado en noviembre en San Salvador, a los pronósticos de la NOAA, a los informes del Estudio Nacional del Fenómeno del Niño (ENFEN) de Perú, se esperaba la presencia de La Niña para el final del año 2016, y luego la llegada de un período neutro que podría establecerse en abril.

Sin embargo, los recientes boletines emitidos por NOAA y ENFEN, aparentemente ya en enero 2017 se tiene un período neutro o una transición hacia ese estado.

Al observar el comportamiento del Océano Pacífico Oriental del 2014 al 2016 se percibe que el establecimiento de la perspectiva climática no ha sido fácil durante estos años y particularmente a partir de julio de 2016.

Los diferentes centros de pronósticos establecieron que El Niño se atenuaría en mayo- junio de 2016; pero luego se presentó la duda de si se produciría un breve o largo período neutro previo a una Niña (Niña débil).

A medida que avanzó la segunda parte del 2016 se consideró que el período neutro ya estaba presente y que para los primeros meses (enero, febrero, marzo) de 2017 se tendría La Niña (Niña débil), para posteriormente transitar a un período neutro que podría durar hasta final del 2017.

Lo que aparentemente ha ocurrido ha sido: unos meses neutros (tal vez agosto, septiembre y octubre) y una niña débil (tal como fue prevista), pero en los meses de noviembre y diciembre.

Pescadores peruanos han declarado de manera pública, que las aguas del mar nunca alcanzaron los valores de neutralidad en cuanto a temperatura superficial y salinidad, siempre la temperatura estuvo por encima a los valores normales y a eso atribuyeron la baja en las capturas de anchoveta de la segunda parte de la temporada de pesca que inicio en noviembre-diciembre 2016.

En la actualidad (2 de enero de 2017) los boletines emitidos por los centros de observación de El Niño ya establecieron la existencia de una fase neutra desde enero hasta probablemente marzo-abril 2017.

Desde luego que la presencia de un Niño, una Niña o una fase neutra tiene implicaciones importantes para la pesca y la acuicultura, porque en el primer caso, el incremento de las temperaturas de las capas superficiales del mar y el medio ambiente, se asocia con períodos de sequía, y el enfriamiento de esas mismas capas superficiales del mar se relaciona con incremento de las precipitaciones. En el caso de los períodos neutros, el comportamiento del océano y atmósfera se asocia a causas diferentes a El Niño o la Niña.

Las sequías o las precipitaciones, generan cambios de comportamientos en las especies de la pesca y la acuicultura. Por ejemplo, observaciones durante el enfriamiento de las aguas superficiales indican que las especies de peces y crustáceos de acercan a la costa.

Por ello, en noviembre 2016 donde la perspectiva era la presencia de una Niña en los primeros meses del año, la reducción de las temperaturas de las aguas superficiales, marcaba una perspectiva de incremento de las poblaciones de peces y crustáceos en las zonas costeras y por consiguiente un incremento de las capturas, que coincidiría con los meses de mayor consumo de peces y mariscos en la región.

Sin embargo, ahora que ya La Niña se ha atenuado (así lo establecen algunos informes) y que lo que se tendrá durante los meses de enero, febrero y marzo es una condición Neutra, entonces las mejores pescas estarán directamente relacionadas a los vientos y a ciclos de comportamiento de las especies y no a la influencia de La Niña.

Si se observan los mapas de clorofila de la región, puede notarse la alta fertilidad de las zonas de surgencia (Tehuantepec, Papagayo-Domo Térmico, Golfo de Panamá) y zonas costeras tanto en el Pacífico como en el Caribe, asociado a las precipitaciones de los primeros 15 días de diciembre/2016 y a los vientos Alisios de la época.

Si los Alisios siguen presentes en la región junto a vientos Nortes generados por la circulación ártica, se podrá seguir manteniendo las perspectivas de buenas capturas para los siguientes tres meses.

 

1Información proporcionada por el Sr. José Armando, Hércules. Pescador de La Libertad El Salvador.

2Información proporcionada por el Sr. Francisco Antonio González, Pescador de Playas Negras, El Salvador.

3Información proporcionada por el Sr. Inocente Velásquez Melgar, Pescador de Puerto Cortés, Honduras.

4Información proporcionada por el Sr. Jorge Alberto Lagos. Pescador de La Ceiba, Honduras.

5Información proporcionada por la Sra. Martha Machazeck.

2017-01-09T09:09:15+00:00 enero 2nd, 2017|Impacto sobre la pesca y la acuicultura|0 Comments
Accesibilidad
Ir a la barra de herramientas