Impactos del Cambio Climático en la pesca y la acuicultura

FAO. SÍNTESIS DE CONOCIMIENTOS ACTUALES, OPCIONES DE ADAPTACIÓN Y MITIGACIÓN.

Tomado del documento FISHERIES AND AQUACULTURE TECHNICAL PAPER  627, el cual fue puesto a disposición del público el lunes 19 de agosto del 2019.

A continuación, se presenta a los lectores aspectos relevantes del resumen del documento. En futuras Notas Informativas se hará referencia a diferentes capítulos del mismo. Se agrega el enlace con documento completo.

El Acuerdo sobre el clima firmado en París en el 2015, reconoce la necesidad de respuestas efectivas y progresivas a la amenaza urgente del cambio climático, a través de medidas de mitigación y adaptación, teniendo en cuenta las vulnerabilidades particulares de los sistemas de producción de alimentos. La inclusión de medidas de adaptación en el sector de la pesca y la acuicultura se ve obstaculizada actualmente por una falta generalizada de análisis específicos de las vulnerabilidades del sector al cambio climático y los riesgos asociados, así como las oportunidades y respuestas disponibles. Este informe proporciona la información más actualizada sobre los impactos desglosados ​​del cambio climático para la pesca marina y continental, y la acuicultura, en el contexto del alivio de la pobreza y la dependencia diferenciada de los países con respecto al pescado y los recursos pesqueros. El trabajo se basa en proyecciones de modelos, análisis de datos, así como evaluaciones de expertos a escala nacional, regional y de cuenca. Los resultados indican que el cambio climático conducirá a cambios significativos en la disponibilidad y el comercio de productos pesqueros, con consecuencias geopolíticas y económicas potencialmente importantes, especialmente para los países más dependientes del sector.

En las regiones marinas, las proyecciones del modelo sugieren disminuciones en el potencial máximo de captura en las zonas económicas exclusivas del mundo de entre 2.8 % y 5.3 % para 2050, según el escenario de emisión de gases de efecto invernadero RCP2.6 y entre 7.0 % y 12.1%, según el escenario de emisión de gases de efecto invernadero RCP8 .5, también para 2050. Si bien a escala mundial este promedio no es particularmente grande, los impactos son mucho mayores a escala regional, porque los cambios proyectados en el potencial de captura varían sustancialmente entre las regiones. Aunque las estimaciones están sujetas a una variabilidad significativa, se pueden esperar las mayores disminuciones en los trópicos, principalmente en las regiones del Pacífico Sur. Para las regiones de alta latitud, se proyecta que el potencial de captura aumente o muestre una disminución menor que en los trópicos.

Es importante tener en cuenta que estas proyecciones solo reflejan cambios en la capacidad de los océanos para producir pescado, y no consideran las decisiones de manejo que pueden o no tomarse en cuenta. Se concluye que la interacción entre los cambios del ecosistema y las respuestas de la gestión es crucial para minimizar las amenazas y maximizar las oportunidades que surgen del cambio climático. Los cambios en la producción son en parte el resultado de los cambios esperados en la distribución de especies, que probablemente causen conflictos entre los usuarios, tanto dentro como entre países.

La vulnerabilidad de las pesquerías marinas al cambio climático y las respuestas existentes y potenciales para adaptarse a los cambios, se examinan con más detalle para 13 regiones marinas diferentes que cubren una gama de condiciones ecológicas, sociales y económicas. Se concluye que las adaptaciones al cambio climático deben llevarse a cabo dentro del contexto multifacético de la pesca, con cualquier medida o acción adicional para abordar el cambio climático que complemente la gobernanza general para un uso sostenible. Se reconoce que algunas de estas medidas requerirán una adaptación institucional.

En relación con la pesca continental, el documento técnico destaca que, en la competencia por la escasez de recursos hídricos, las valiosas contribuciones de la pesca continental a menudo no se reconocen y son subvaloradas.

El documento evalúa los impactos país por país y proporciona indicaciones sobre si se espera que los niveles de estrés cambien y en qué medida. Pakistán, Irak, Marruecos y España se destacan como países que actualmente enfrentan tensiones elevadas que se proyecta serán aún mayores en el futuro. Myanmar, Camboya, el Congo, la República Centroafricana y Colombia, se encuentran entre los países que presentan bajo estrés en la actualidad y se proyecta que lo seguirán estando en esa condición en el futuro.

Las implicaciones del cambio climático para los individuos, las comunidades y los países dependerán de su exposición, sensibilidad y capacidad de adaptación, pero en general se puede esperar que sean significativas. También se identifican algunos impactos positivos, como el aumento de las precipitaciones que conducen a la expansión y una mejor conectividad entre algunos hábitats de peces, pero para aprovecharlos, se necesitan nuevas inversiones, así como flexibilidad en las políticas, leyes y reglamentos, y procesos posteriores a la cosecha. Se recomienda que las medidas de manejo adaptativo estén dentro del marco de un enfoque ecosistémico de la pesca para maximizar el éxito.

Los efectos del cambio climático a corto plazo en la acuicultura pueden incluir pérdidas de producción e infraestructura derivadas de eventos extremos como inundaciones, mayores riesgos de enfermedades, parásitos y floraciones de algas nocivas. Los impactos a largo plazo pueden incluir una menor disponibilidad de semillas silvestres, así como una menor precipitación, lo que lleva a una mayor competencia por el agua dulce. Se estima que Vietnam, Bangladesh, la República Democrática Popular de Lao y China son los países más vulnerables de Asia, con Belice, Honduras, Costa Rica y Ecuador los más vulnerables en las Américas, para la acuicultura de agua dulce.

Se descubrió que Uganda, Nigeria y Egipto eran particularmente vulnerables en África. En el caso de la producción de agua salobre, Vietnam, Egipto y Tailandia tuvieron las mayores vulnerabilidades.

Para la acuicultura marina, Noruega y Chile fueron identificados como los más vulnerables, debido a su alta producción, aunque China, Vietnam, Filipinas y Madagascar también se consideraron altamente vulnerables. Se espera que los cambios provocados por el clima en la temperatura, la precipitación, la acidificación de los océanos, la incidencia y el grado de hipoxia y el aumento del nivel del mar, entre otros, tengan impactos a largo plazo en el sector de la acuicultura a múltiples escalas.

Se ofrecen opciones para la adaptación y la creación de resiliencia, señalando que las interacciones entre la acuicultura, la pesca y la agricultura pueden exacerbar los impactos o ayudar a crear soluciones para la adaptación.

A continuación compartimos el documento completo, el cual se encuentra en versión inglés: Impacts of climate change on fisheries and aquaculture

2019-08-26T18:00:21+00:00 agosto 26th, 2019|Actualidad y avances|0 Comments
Accesibilidad
Ir a la barra de herramientas